Ganemos Bilbao pide una consulta popular sobre el soterramiento del TAV

«Su inversión y diseño afectarán a varias generaciones», dicen desde Goazen. Su portavoz, Francisco Samir Lahdou, ha mostrado su preocupación por que esta obra, “en vez de unir Bilbao La Vieja y el Ensanche, siga siendo una barrera de hormigón que separe ambas partes de la ciudad por la intención de construir varios mazacotes de hormigón de 1.500 viviendas”.

“Nos preocupa que no se busque un diseño de espacio urbano más integrador, verde y menos especulativo”, ha manifestado, al tiempo que ha expresado también su “inquietud” porque la inversión económica prevista, que será inicialmente de 318 millones euros, “se incremente sobremanera como ha ocurrido anteriormente con otras obras faraónicas”.

A su juicio, el impulso al TAV en Euskadi responde a una etapa de “entendimiento presupuestario PNV-PP”, a un “cambio de cromos de dos partidos que hasta su entente actual manifestaban posiciones antagónicas”. El portavoz de GGB ha querido también recordar que “no existe ni un solo informe” que avale su rentabilidad social, ambiental y económica.

Por esas razones, ha señalado, que una infraestructura de estas características “debe ser consultada a la ciudadanía, como ya se está haciendo en otras ciudades con los temas importantes y que van a afectar a varias generaciones”.

Texto: Goazen Bilbao/Redacción

Foto: treneando.com